Artistas

Presenta un discurso que involucra directamente al espectador en la obra

, representa momentos de la memoria que podría tener cualquier espectador. Los perfiles de las figuras confirman la maestría anatómica de la artista, además de permitir al espectador identificarse con los personajes ya que estos generalmente ladean el rostro en actividades de su vida cotidiana. Berta superpone el estilo figurativo sobre un fondo abstracto creando un horizonte infinito. En resumen, todo el proceso creativo de Berta Solana culmina convirtiéndose en una oda a la belleza.

Presenta un discurso en el que la conexión con la naturaleza es la raíz del proceso creativo

las piezas están generalmente compuestas de elementos matéricos que aportan movimiento y textura a las creaciones llenándolas de vida. Observamos vistas aéreas o panorámicas con claras connotaciones de desarrollo psicomental por sus constantes alusiones al distanciamiento, la observación analítica, la serenidad y la ecuanimidad.

Presenta un discurso claramente influenciado por las emociones,y de este modo fluctúan

los colores y las técnicas de sus obras, del mismo modo que lo hacen sus estados anímicos. Carlota emplea en sus obras una pincelada muy suelta, evolucionada del academicismo que con gran éxito logra trasladar a su lenguaje abstracto.
Navegando en sus tempestades de color, la artista va dando forma a las piezas que resultan de su frenético proceso creativo.

Presenta un discurso en el que sus obras nacen de lienzos reciclados de pruebas de color,

reflejando así su preocupación social y la importancia del ecologismo desde el principio de su proceso creativo. La obra de Jaime Montalvo tiene que ver con un proceso psicoanalítico en el que el artista refleja destellos de las turbulentas aguas de su subconsciente. La simbología es uno de los recursos que emplea como sello, como firma de la esencia que Jaime desangra en cada una de sus obras.

Presenta un discurso de gran seriedad, mezclando con gran maestría estilos

abstractos y figurativos incluyendo en la obra formas arquitectónicas claramente identificables y dignas de estudio que evidencian una rica formación, además de su preocupación por lo social. Por otro lado, la solemnidad de sus obras contrasta directamente con lo lúdico de su proceso creativo. Javier emplea herramientas pero sobre todo utiliza sus manos, modela, tensa, arruga y manipula la obra dando lugar a un proceso creativo que genera una obra de lo más imponente.

Presenta un discurso en el que una sola obra genera infinidad de diálogos

articulados por el trance que nutre al artista como consecuencia de su continuo anhelo de autenticidad; la cual llega de la mano de la conciencia social que marcan la obra de Rodrigo, en la cual se cuestiona la veracidad y la moralidad como resultado de su inquebrantable búsqueda de la justicia.

La obra de Silvia Gurrea-Nozaleda presenta un discurso abstracto

en el que la artista se deja llevar por sus sentimientos y emociones a la vez que deja que los materiales funcionen por si mismos, dejándolos actuar libremente aunque en ocasiones prefiere ordenarlos y controlarlos, proporcionando así a su obra su seña de identidad y plasmando su mayor obsesión: Crear belleza

Presenta un discursos marcado por una filosofía relacionada con el dejarse llevar,

 el fluir, el no oponerse a lo inevitable, el fluidismo. Yolanda coagula el color a través de su amplia paleta de tonalidades superponiendo veladuras en un gesto de delicadeza extrema que contrasta directamente con la fuerza cromática de sus piezas.

En el discurso artístico de la artista Rocío Álvarez están presentes

las historias de sus relatos y poemas, vistiéndolas de colores que alegran cualquier espacio.
La artista tiene claro un compromiso de honestidad consigo misma creando obra guiada por sus gustos estéticos y no condicionada por las preferencias ajenas.

En su estudio, la artista sevillana encuentra “su sitio” en toda la extensión de la palabra.

En su discurso artístico prevalece la importancia del color y sus combinaciones, siendo
su seña de identidad los trazos negros y los puntos.
Su obsesión es que la obra quede perfectamente integrada en el espacio con una clara
finalidad: La decoración.

El discurso de esta artista se basa en la relación del ser humano con la naturaleza,

de la que siempre está rodeada y que es un elemento recurrente en su obra.

Rocio quiere crear cosas reales y por encima de todo busca la naturalidad huyendo de
lo artificial.

Artista y calígrafa, traslada sus conocimientos de caligrafía

y su trazo a disciplinas pictóricas donde plasma su interpretación de cosas reales.
Uno de sus fuertes es la colección de la técnica japonesa sumi-e, la cual nace a partir de la contemplación de un paisaje y que días después plasma sobre papel de arroz, donde el estado de ánimo y el ritmo de la respiración tienen un protagonismo importante a la hora de crear la obra final.

Partiendo de bocetos que realiza de forma digital, Anita compone sus obras

interesándose por mostrar emociones a través de la forma y el color. Trabajando principalmente con collage y pintura, en ocasiones incluye también espejos de los que se sirve para aportar profundidad a la pieza; de esta forma, el proceso de creación supone una construcción de texturas y planos que se superponen. Sus diseños geométricos están muy influidos por la arquitectura de Nueva York, ciudad en la que residió, así como por su forma de aproximarse al arte, el diseño y la moda, mientras que el uso de colores vivos reflejan la personalidad de la artista.